Software como Servicio (del inglés: Software as a Service, SaaS) es un modelo de distribución de software donde el soporte lógico y los datos que maneja se alojan en servidores de una compañía de tecnologías de información y comunicación (TIC), a los que se accede via Internet desde un cliente. La empresa proveedora TIC se ocupa del servicio de mantenimiento, de la operación diaria y del soporte del software usado por el cliente. Regularmente el software puede ser consultado en cualquier computador, se encuentre presente en la empresa o no. Se deduce que la información, el procesamiento, los insumos, y los resultados de la lógica de negocio del software, están hospedados en la compañía de TIC.

Beneficios de SaaS

La principal ventaja del software como servicio es que reduce costos para todos los involucrados. Los proveedores de software no tienen que gastar miles de horas de apoyo a los usuarios a través del teléfono, y en su lugar únicamente tienen que darle servicio y mantenimiento a una copia central del producto, disponible en Internet. Por otro lado, los usuarios no tienen que pagar los altos costos iniciales de compra de software y hardware relativamente poderoso, sino únicamente tendrían que pagar el alquiler para acceder al servicio, además de que el hardware puede ser mucho más sencillo y económico.

Desventajas de SaaS

El riesgo de software como servicio es que los usuarios deben poner un alto nivel de confianza en los proveedores de software en línea, tanto en que el servicio no será interrumpido como en la privacidad de su información. En cierto modo, el proveedor del software tiene en sus manos todos los documentos y la capacidad productiva de sus clientes, por lo que la elección del proveedor toma especial importancia. Cuando una empresa de 600 empleados cambia hacia el modelo de software como servicio, debe elegir a su proveedor de software cuidadosamente. Normalmente se reduce dramáticamente el costo de administración al usar software como servicio, sin embargo, hay un aumento en los riesgos de interrupción del servicio, la conectividad y la seguridad en línea.

Ejemplo de SaaS

Un pequeño negocio de venta de automóviles podría gastar miles de dólares en una base de datos de ventas. En cambio, si los propietarios de la empresa ​​”rentan” el acceso a una base de datos de ventas en línea sofisticada, todos los vendedores de automóviles tendrían acceso a esa información a través de sus computadoras con acceso a Internet o, mejor aún, desde sus dispositivos móviles.

Tendencias del SaaS

En el futuro del SaaS el precio es un factor clave. En la mayoría de las aplicaciones ofrecidas como servicio en el mercado las tarifas oscilan normalmente desde los 100-5000 pesos mensuales, dependiendo de la complejidad del servicio o la cantidad de funcionalidades que se demanden. Estas tarifas incluyen normalmente las actualizaciones del servicio, el mantenimiento y, en algunos casos, el soporte de usuarios. También existen costes adicionales relacionados con la capacidad de almacenamiento, el número de usuarios o el soporte extendido a los usuarios.

Sin duda la gran beneficiada de todos estos desarrollos y tendencias es la PYME, que tendrá acceso a un sin fin de nuevas capacidades hasta ahora sólo disponibles para las grandes empresas y que de otro modo hubieran sido muy costosas de adquirir e instalar en las propias instalaciones.